La adicción a las nuevas tecnologías está caracterizada por un consumo abusivo de las TIC, ordenador, internet, móvil, videojuegos y redes sociales. Este tipo de adicción puede afectar a personas de cualquier edad aunque generalmente suele darse más en los jóvenes y en los adolescentes.

El uso de internet les permite la comunicación con diferentes personas de manera anónima, conversar sobre temas que cara a cara les sería más difícil, expresar emociones, comunicarse de manera virtual con personas desconocidas o mantener el contacto con amigos que, de otra manera, no sería posible realizar.

Como ya sabemos, las nuevas tecnologías pueden resultar instrumentos útiles para el desarrollo de la vida cotidiana. Los videojuegos proporcionan diversión, relax de la rutina o un incremento de los reflejos. Pero como también sabemos, hoy en día, hay casos en los que se produce un abuso de éstas.

Aquellos sujetos que muestran una adicción a las nuevas tecnologías (internet, móvil, videojuegos, etc.), tendrán un comportamiento anormal en distintos entornos tales como el hogar familiar. Normalmente, se resisten a dejar su hábito y no cooperan en las actividades familiares. Es característica una falta de honestidad en ellos acerca de la cantidad de tiempo que lo realiza.

Sin lugar a dudas, una de las adicciones a las nuevas tecnologías que destaca por encima del resto es el uso del teléfono móvil, que en los adolescentes se ha incrementado de manera considerable en los últimos años. A día de hoy existe el término nomofobia. La nomofobia es un trastorno que se define como el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono, el temor a ser incapaz de comunicarse a través del móvil. Este trastorno está asociado a ansiedad, nerviosismo, angustia…

Algunas señales de alarma en el plano de la adicción a las nuevas tecnologías pueden ser la excesiva euforia e incapacidad para dejar el uso abusivo o las dificultades para mantener relaciones interpersonales con la familia y amistades. Además, en el momento en que se priva a la persona del objeto adictivo podrían aparecer signos similares a los de un estado depresivo e irritación. Sin embargo, cuando la persona mantiene la conducta adictiva tiene un sentimiento placentero parecido a cualquier otra adicción.

A nivel físico, en el momento en que se mantiene un alto nivel de activación, el sistema inmunitario se va a resentir y se observarán efectos físicos en la persona del tipo ojos resecos, migrañas, síndrome del túnel carpiano y dolores de espalda. Ciertas consecuencias fisiológicas que se han de tener en cuenta en el momento de la evaluación del uso abusivo de las tecnologías, van a ser el sedentarismo, cansancio, sueño, desnutrición, cefaleas, fatiga ocular, insomnio, etc.

En el Centro de Psicología Gabriela Paoli venimos trabajando en este tema desde hace varios años. A día de hoy contamos con profesionales expertas en adicción a las nuevas tecnologías que tratan casos en consulta sobre este nuevo tipo de adicción y sus consecuencias. También nos dedicamos a dar charlas y talleres para dar la máxima difusión a esta nueva problemática.

Disponemos de un cuestionario para orientarte sobre la adicción al móvil. Se trata del Nomophobia Questionnaire (NMP-Q), el cual ha sido validado y adaptado al español por González-Cabrera et al. (2017). Puedes encontrarlo en nuestra web y realizarlo de manera gratuita en pocos minutos. ¿Te atreves a hacerlo?

 

Share This
X