¿Es la primera vez que opositas? ¿Has opositado algunas veces pero sin éxito?

Cuando nos enfrentamos a una oposición hay algunos aspectos que están bajo nuestro control y otros que no.  Está claro que no podemos saber de antemano las preguntas que van a entrar, si el Tribunal será más o menos exigente o si los otros opositores estarán mejor o peor preparados. Sin embargo, sí hay una serie de factores que los opositores podemos controlar. Estos van desde el estado de ánimo, el esfuerzo que hayamos realizado, la calidad del material que utilizamos para prepararnos o cómo preparamos el material.

Aunque se podría decir que todos los factores son importantes, en el caso de muchas personas que opositan es primordial llegar motivadas el día del examen. Para que esto pueda producirse, es necesario que haya habido un trabajo previo, como una correcta planificación y la aplicación de las técnicas de estudio más apropiadas. Esto nos permitirá tener una sensación de control que evitará, en gran parte, los nervios previos al examen y, a su vez, nos dará la motivación que necesitamos para salir exitosos de esta situación.

En relación a la planificación, hay que ser conscientes de que un factor clave es el tiempo. Conocer algunas pautas para gestionar el tiempo de forma efectiva puede sernos de gran ayuda en este proceso. Es primordial la elaboración de un planning de trabajo adecuado y realista, que tenga en cuenta nuestra situación, los tiempos de estudio y de descanso y también las diferentes etapas del proceso de estudio. Esto nos permitirá gestionar y controlar nuestro esfuerzo y trabajo para aprovechar el tiempo del que dispongamos de la forma más productiva posible.

En cuanto a la motivación, es esencial la autorregulación para prevenir el desgaste psicológico. Algunos factores que pueden ayudarnos en este sentido pueden ser el crear un entorno protegido, es decir un entorno agradable que invite al estudio. Aunque sin duda el factor que resulta más relevante es el estado emocional que va a enmarcar cualquier tarea que estemos realizando. Las emociones que tengamos pueden aumentar o inhibir nuestro desempeño. Así, una buena gestión de las emociones va a potenciar la motivación de la conducta más apropiada, ofreciéndole intensidad y dirección.

Finalmente, cabe destacar las técnicas de estudio y de memorización que se empleen. A través de las técnicas de estudio se ponen en práctica herramientas concretas de trabajo para poder aprender el temario. Por todo ello, es importante conocer los hábitos y las estrategias que llevamos a cabo y cuál es su eficacia, identificar los factores que están interfiriendo en el estudio y entrenar específicamente las actuaciones potenciadoras del aprendizaje por medio de técnicas de estudio eficaces. Lo mismo puede decirse del proceso de memorización. Como sabemos, tenemos diferentes tipos de memoria con características distintas. Conocer dichas características nos va a permitir descubrir, teniendo en cuenta el temario, cómo ponerlas en marcha de la forma más adecuada posible para favorecer así el proceso de memorización.

Si crees que necesitas ayuda, tenemos disponible un Taller de Técnicas de Estudio especial para aquellas personas que están preparando sus oposiciones. ¡No dudes en consultarnos!

 

Share This
X