Las nuevas tecnologías han entrado en nuestras vidas de la noche a la mañana.  Sin lugar a dudas, internet ha marcado un antes y un después en la manera de comunicarnos y relacionarnos. Esto también se ha visto reflejado en nuestro quehacer diario como profesionales de la psicología.

Poco a poco la terapia online se ha ido abriendo camino y, desde hace muchos años, ya está instalada en la cotidianeidad de nuestro Centro de Psicología. Hoy en día realizamos sesiones online sin que las distancias nos pongan límites ni creen barreras insondables.

¿Es la terapia online igual de eficaz que la presencial?

¡Por supuesto! Hay innumerables estudios que así lo afirman. Incluso, la APA -Asociación Norteamericana de Psiquiatría-, asegura que los resultados clínicos obtenidos con la terapia online son equivalentes a los que se obtienen con la terapia presencial tradicional.

En las sesiones online utilizamos las mismas técnicas y herramientas que en las sesiones presenciales y, por ende, los resultados clínicos son similares. Si el tratamiento lo requiere, se envía por e-mail el material para poder trabajar: plantillas de registro, decálogos, pautas…

¿Qué medios utilizamos?

Normalmente realizamos las sesiones mediante vídeollamada (vía Skype, Facetime o similar) lo que permite interactuar visual y auditivamente con el paciente como si estuviéramos cara a cara. Cuando la ocasión lo requiere, lo hacemos mediante llamada telefónica.

¿Quiénes son nuestros pacientes?

Todas aquellas personas que, por una u otra razón, no pueden desplazarse hasta nuestro Centro de Psicología:

– Pacientes que acudían personalmente pero que viajan con frecuencia o han cambiado su lugar de residencia.

– Personas que, a pesar de encontrarse en Menorca, tienen impedida la movilidad (discapacidad, post-operatorio quirúrgico, reposo durante el embarazo…)

– Pacientes a los que debido a la patología/trastorno que padecen (depresión, agorafobia, ataques de pánico, focia social…) se les dificulta desplazarse.

– Residentes en países de habla no hispana y que prefieren hacer sus sesiones en español para poder expresarse con mayor holgura y que el idioma no sea un obstáculo.

– Personas que por falta de tiempo o dificultades de horario encuentran en las sesiones online una opción viable para pedir ayuda.

– O, simplemente, personas de diferentes partes del mundo que nos siguen a través de las redes sociales y confían en nosotros y en nuestra profesionalidad.

La terapia online es una manera de mantenernos cerca en la distancia.

La realidad cambia y nosotros intentamos adaptarnos.

¡Anímate a pedir ayuda! Llámanos o escríbenos solicitando cita.

Share This
X