La situación que vive España debido a la crisis sanitaria producida por el COVID-19 coronavirus es nueva para nuestra sociedad. No conocemos sus consecuencias y no sabemos cuánto durará la situación de incertidumbre. Por eso, es importante conocer qué efectos psicológicos puede tener la cuarentena en nosotros y en nuestros seres cercanos.

Efectos que serán diferentes dependiendo del sector de la sociedad del que hablemos. En este artículo me he centrado en niños/as y adolescentes.

Lo primero que debemos tener claro es que es fundamental la ACTITUD con la que gestionemos esta situación. Aunque habrá momentos del día más duros de pasar, en el caso de los niños y adolescentes es imprescindible la actitud positiva de los padres. Es decir, si los padres se organizan, planifican y se lo toman con una pizca de ilusión y optimismo, les transmitirán esto a sus hijos y, ellos también lo vivirán así.
Aunque los niños son más resistentes que los adultos, debemos tener en cuenta que la pérdida de sus rutinas, les puede confundir temporalmente. El aislamiento, la falta de sus actividades deportivas, lúdicas, e incluso la falta de juego al aire libre les puede afectar. Algunos efectos que pueden aparecer, son manifestaciones de irritabilidad, enfado, frustración, nerviosismo, incertidumbre, cansancio mental (no físico), pérdida del tiempo (día, horarios, etc.) agobio e incluso ansiedad.
Frente a este estado emocional, pueden seguramente provocarse situaciones de estrés familiar, habiendo más discusiones y peleas entre hermanos.

¿Cómo se pueden paliar?

Es conveniente armar un “plan estratégico” para pasar estos días, poner en marcha una cierta logística.

Imaginación y creatividad 

En cuanto a los más pequeños de la casa, podríamos plantearlo como si fuera un juego, con mucha creatividad e imaginación. ¿Qué les parecería jugar a estar en un nuevo planeta o país mágico, o por qué no, formar parte de un gran experimento de la NASA?
Podemos grabar, hacer fotos, vídeos o incluso hacer un documental sobre lo que estamos viviendo o experimentando para que quede un registro de nuestra aventura.

La creatividad no tiene límites y es muy útil en estas situaciones. Puede ser una tabla de salvación para nuestros niños

Calendario

Una estrategia muy recomendable es hacer un calendario específico para estas fechas. Organizamos, planificamos y repartimos tareas para llevar a cabo. Hay muchas tareas que podemos incluir: limpieza conjunta del hogar, ordenar la habitación o el trastero, clasificar, archivar y reciclar objetos que ya no usemos… Todo esto sin olvidarnos de las horas de estudio.

Lecturas y películas inspiradoras. Creamos debates con nuestros adolescentes

Para los adolescentes de casa, es una oportunidad magnífica para leer “El Diario de Ana Frank”, donde en su diario dejó constancia de los casi dos años y medio que pasó ocultándose, con su familia y cuatro personas más, de los nazis en Amsterdam. Es obvio que la situación es muy diferente,pero puede ser una historia muy bonita y que da algunas pistas de cómo ella y su familia sobrellevaron una situación tan límite. Reflexionar sobre este tipo de historias puede ser un punto de partida para muchas otras cuestiones y dar lugar a que nazcan otros intereses. Por ejemplo, por la historia, por Amsterdam e incluso buscar información sobre la casa de Ana y la ventana por donde ella escuchaba el campanario que le marcaba las horas o el árbol que veía y le permitía saber en qué estación del año se encontraban, …

Pautas para sobrellevar los días sin clase

Hábitos de estudio

Es conveniente que no pierdan el hábito de estudio. Los estudiantes pueden ir avanzando con los temas y hacer esquemas de lo aprendido. Pueden un capítulo de un libro y hacer un resumen, buscar información, ver vídeos y películas, documentales, etc.. Vivimos en una época en la que hay múltiples recursos, para hacer más atractivo y divertido sus estudios es interesante que usemos diferentes formatos o soportes (libros, vídeos, podcast, etc.).

Efecto de la música

Podemos aprovechar el tiempo para practicar alguna obra musical, o incluso, aprender a tocar algún instrumento, o componer alguna canción. La música es muy terapéutica, todos conocemos los efectos de cantar alguna canción con alegría. Esto les proporciona seguridad y sensación de “seguir en su día a día”.

Concursos o juegos

Los concursos sirven para estimular la competición saca y la creatividad entre hermanos.
Podemos crear concursos para ver quién hace el mejor cuento o canción, la mejor receta fácil y casera. Podemos crear brigadas de limpiezas, o jugar a que son el restaurante más internacional de la ciudad, y se necesita organizar muy bien para que salgan todos los platos, ellos tendrán que decidir si quieren ser cocineros, reposteros, el coctelero, el lavaplatos, etc.

Imaginación al poder

Quizás es la clave más importante. ¿Te has quedado sin ideas y os puede el aburrimiento? Prueba a hacer sesiones de yoga, de karaoke, baile, gimnasia, o jugar con pelotas, cuerdas, globos, etc. Además de las típicas sesiones de peluquería, jardinería, bricolaje, …

Prepara diferentes estancias 

Hay que evitar no permanecer todo el día en la misma habitación, el efecto zulo es algo muy típico de los adolescentes. Por eso, lo recomendable es intercambiar actividades más pasivas o sedentarias, con algunas que sean más activas, e incluso con las que se realicen sentados o tumbados en alfombras y entre almohadones.

  • Podemos organizar esquinas o habitaciones pequeñas para lectura, dibujo, estudio…
  • Intenta que sea un lugar que le dé luz solar en algún momento del día, o si el clima acompaña tiempo, puede ser un espacio abierto.
  • Coloca en este lugar plantas y flores, para preparar un entorno más ecológico.
  • Lo más recomendable es contar con varias estancias en la casa, para así poder realizar diferentes actividades y que les resulte más confortable el lugar y la actividad.

 

Evita el exceso de consumo de pantallas: consejos y pautas

En situaciones como la que estamos viviendo y la que vamos a vivir, es muy probable que caigamos en un consumo excesivo de los dispositivos digitales. Es importante tener en cuenta la edad, los intereses e inquietudes de cada niño, el tiempo de conexión y contenido al que se da acceso.

Con los más pequeños de la casa, se pueden hacer diferentes actividades, desde buscar una receta de cocina, ver un vídeo, una película, realizar un fabuloso tour virtual, ver colecciones online de algún museo como el Museo Arqueológico de Atenas, el Museo del Prado de Madrid, o una biblioteca como la Biblioteca Nacional de España  o la Biblioteca Digital Mundial 

Esto permitirá acompañarles y conectar con sus inquietudes, con lo que les gusta y, sobre todo, compartir un tiempo juntos y de forma más supervisada.Recuerda que no se debe dejar los dispositivos como forma de entretenimiento, sin saber a qué contenido tendrán acceso. Es tan importante el tiempo de exposición a las pantallas como el contenido al que pueden acceder.

Con los adolescentes es muy importante pactar y acordar tiempos. Hay que intentar programar y respetar los horarios y actividades que se han pactado, para evitar que el imán del sofá nos atrape y así prevenir conflictos.

En los adolescentes se vuelve muy importante respetar las horas de sueño. Hay que acostarse siempre a la misma hora, para evitar caer en verdaderos maratones de series, o larguísimas conversaciones por los grupos de whatsapps y romper con el patrón del sueño. La merma de las horas sueño puede traer serias complicaciones en su estado de ánimo (más irritables, evasivos y solitarios, …) y comportamiento (se vuelven más apáticos, cansados, sin ganas para hacer nada, etc)

En conclusión, que las horas de ocio digital (me refiero a móvil, tablet, ordenador, y por supuesto también incluye TV) sean controladas y pactadas conjuntamente – recomiendo dejarlas por escrito – y que no superen las horas de ocio en familia, de estudio o actividades de la casa, etc.

Os dejo mi entrevista en IB3 Radio donde hablé sobre qué podemos hacer para evitar conflictos familiares estos días de confinamiento por el Covid19. Son momentos difíciles y se crean situaciones de tensión, sin embargo podemos mejorar y sacar lo mejor de nosotros con algunos sencillos consejos. 
 

Es importante mantener al máximo ciertas rutinas y hábitos, y tirar de mucha imaginación y creatividad…para mantenernos ocupados y con buen estado de ánimo dentro de casa. Y, por último, lo de siempre: mucho AMOR y PACIENCIA, que ¡JUNTOS LO SUPERAREMOS!

Espero que este artículo os sea de ayuda y os motive a tener una actitud positiva frente a esta crisis que nos toca atravesar. Os animo a dejar vuestros comentarios y a compartir este artículo con vuestras familias y amigos.
Yo por mi parte, trabajando en mi próximo artículo que irá sobre el Teletrabajo y los peques de casa. ¡Hasta pronto!

Share This
X