Preparar selectividad representa un gran desafío. Aunque sabemos las fechas y los horarios de examen con anterioridad, muchas veces tendemos a dejar el estudio más intenso para último momento, lo cual dificulta el aprendizaje y las probabilidades de aprobar. El Coronavirus interrumpió las clases, lo que hizo que estudiantes y profesores estuvieran más conectados que nunca. El día a día de los estudiantes de Bachillerato está entre clases online, tutorías y muchos recursos digitales. No sabemos finalmente qué pasará con Selectividad y cómo se celebrará, lo que si sabemos es que llegará y hemos de estar preparados.

 

Cómo prepararse para Selectividad

A continuación presentamos algunos aspectos fundamentales a tener en cuenta en este momento tan esencial en la vida de cualquier estudiante.

  • Técnicas de estudio

En Bachillerato es fundamental llevar al día las asignaturas. Para esto es importante conocer qué técnicas de estudio existen y cuáles son las que mejor le funcionan a cada uno de nosotros. Podemos probar a partir de una lectura rápida, para luego hacer una más lectura profunda que vaya acompañada de un subrayado. El siguiente paso sería resumir el tema, hacer un esquema, un mapa conceptual o aplicar reglas mnemotécnicas. Además de todas estas técnicas, para selectividad, será importante poder estudiar practicando con exámenes anteriores.

  • Planning de estudio

Antes de comenzar con la etapa final, te sugerimos que puedas realizar un planning de estudio, esto te permitirá poder plasmar en papel los tiempos y materias a estudiar. De esta manera te asegurarás de no dejar de estudiar ningún tema o asignatura. También será importante poder planificar el repaso de todos los temas. Pero muchas veces lo más importante de hacer un planning o calendario de estudio es que éste sea realista, no debes olvidar dejar tiempo suficiente tanto para dormir como para descansar.

  • Llega el día

A la hora de presentarnos a selectividad es esencial ser capaces de alejar los pensamientos negativos y de inseguridad y centrarnos en confiar en el trabajo realizado hasta el momento. Será de gran ayuda no realizar repasos de última hora que, a causa de los nervios, pueden ocasionarte dudas. Además, es primordial descansar bien la noche anterior y no llegar con nervios y ansiedad a ese día. Para ello existen ejercicios de respiración y relajación que puedes practicar durante la etapa de estudio y que también te pueden servir para afrontar ese día.

Consejos para el día del examen

En mi consulta pasan muchos estudiantes que se preparan para Selectividad u Oposiciones, realizamos técnicas básicas de estudio y memorización, así como ayudamos en la preparación de exámenes y a controlar la ansiedad que nos provocan. Hemos recopilado algunos consejos prácticos para que el día del examen estés tranquilo y confiado.

  1. Descansa y duerme bien. No gastes energía repasando, no podemos repasar todo un curso en unas horas, por lo que, lo mejor que puedes hacer es descansar. Tal vez los nervios no te dejen dormir, para ello puedes probar con diferentes técnicas de relajación o crear la tuya propia. Elije algo que te relaje, puede ser tomar una infusión, darte una ducha, salir a pasear o leer un libro. Escoge tu técnica de relajación, ello te ayudará a tener un sueño reparador.
  2. Desayuna con energía y sensatez. Vas a tener unos tres exámenes por día, por lo que es importante que tu desayuno contenga alimentos saludables y que te aporten energía para aguantar lo máximo posible. Pero escucha tu cuerpo, él te aconsejará lo que más le conviene. Intenta no hacer experimentos de desayunos en este día. Lo mejor es que desayunes lo que sabes que te sentará bien y lo que te apetezca. Procura que tu desayuno contenga fruta, proteínas, lácteos y si quieres añadir hidratos de carbono, añade cereales sin azúcares añadidos.
  3. ¡Llega la hora de salir de casa!, comprueba que llevas todo lo necesario: bolígrafos suficientes, calculadoras o material adicional que vayas a utilizar. ¡No olvides el DNI! Beber pequeños sorbitos de agua te ayudará a calmar la ansiedad, por lo que recuerda llevar una botella de agua. Puedes llevar un puñadito de frutos secos por si en algún momento tu cuerpo te pide más energía.
  4. Sé precavido, sal con tiempo. Calcula un tiempo extra para imprevistos (si pierdes el autobús, hay un atasco…). Que las prisas no te estresen.
  5. Antes de entrar al aula evita los comentarios relacionados con la materia. Es mejor que hagas unas respiraciones o compartas frases positivas y motivadoras con alguno de tus compañeros.
  6. Cuando empiece el examen, mantente atento. El Tribunal examinador te dará instrucciones para realizar el examen y el tiempo empezará a contar. Por supuesto, ¡apaga el móvil! Guarda silencio y si tienes dudas pregunta al Tribunal, están para ayudarte.
  7. Elige bien tu opción. Recuerda que hay dos modelos, dedica unos minutos a leer cada modelo y a pensar con cuál de ellos te tienes más seguro y tienes más destreza. Es mejor elegir la opción en la que controlas un poco de todo que una en la que no te sabes alguna de las respuestas.
  8. Organiza el tiempo. Divide el tiempo entre lo que tardarás en comprender las preguntas, en responderlas y en revisar de nuevo el contenido. Puedes realizar un esquema con los conceptos que quieres exponer.
  9. Empieza por lo seguro. Además de darte confianza hará que puedas dedicar más tiempo y concentración a las preguntas que menos controlas.
  10.  Argumenta tus respuestas. Poner ejemplos y argumentar significa que has comprendido lo que has aprendido y que no has repetido lo que dice un libro.
  11. Cuidado con la presentación, la ortografía y el vocabulario. Tu carta de presentación va a ser tu examen. Cuida al máximo la caligrafía, la estructura de los márgenes y la presentación. Tendrás que poner en marcha tus habilidades para comunicarte de manera escrita, usa vocabulario rico y variado, si dudas en cómo se escribe alguna palabra busca un sinónimo.
  12. Revisa el examen antes de entregarlo. Este repaso final te llevará a evitar muchos errores, sobre todo de expresión escrita y de vocabulario.
  13. Desconecta. Al acabar el examen intenta evitar mirar apuntes o comprobar respuestas con los compañeros. Todos estaremos algo nerviosos y en ese estado muchas veces nos confundimos. Lo que harás será ponerte más nervioso. Busca tu manera de relajarte y no dar mil vueltas al examen. ¡Lo hecho, hecho está!, toca prepararse para la siguiente prueba.

Te ayudamos a trabajar todos estos aspectos para que puedas aprobar selectividad y vivir este proceso de la mejor manera.

En nuestra página web podrás encontrar toda la información sobre nuestros cursos de técnicas de estudio que están pensados para que puedas trabajar tanto la planificación y motivación, como las técnicas básicas de estudio y la memorización, la preparación de exámenes y cómo controlar la ansiedad que nos provocan.

Share This
Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?
X