Una práctica cada vez más frecuente entre adolescentes y jóvenes.

En España la media de edad a la que los chicos y chicas para que practiquen Sexting por primera vez está entre los 15 y los 16 años según un informe realizado por Save de Children.

Cabe señalar que el Sexting no es un fenómeno exclusivo de la adolescencia en España, un estudio publicado en Sexuality Research and social policy, revela que alrededor del 60 % de los adultos realiza Sextíng y que un 28 % ha enviado fotos, imágenes o vídeos. Durante el confinamiento por la pandemia del COVID una encuesta de sexplaces.es de entre más de 2500 españoles adultos arrojó que el 68 % había practicado en las últimas semanas un juego erótico online.

Según un estudio de la Universidad Internacional de Valencia un 26,5 % de los encuestados ha enviado fotos que definen como “sensuales” a través de aplicaciones de mensajería instantánea o redes sociales en esos meses. Asimismo, un 35,7 % ha consumido pornografía a través de internet. Además, un 28,6 % se ha descargado durante esta situación de crisis sanitaria aplicaciones para conocer otros adolescentes.

Estos datos nos recuerdan que el sexting no es solo cosa de niños y niñas, aunque ellos son más vulnerables por las consecuencias que acarrea.

¿De qué va el Sexting?

Esta práctica ha evolucionado antes enviábamos textos, ahora enviamos material audiovisual como puede ser fotos vídeos o realizamos Video llamadas a través de diferentes aplicaciones o mensajería.

Sextear es compartir fotos de desnudos o sexualmente sugerentes por medios electrónicos, ya sea a través de mensajes de texto, mensajes de texto, correos electrónicos o publicaciones en sitios de redes sociales. La palabra sexting es una palabra abreviada, una combinación de las palabras «sexo» y «texto». Con el aumento en el uso de dispositivos inteligentes, el sexteo se ha convertido en un fenómeno tanto entre adultos como entre adolescentes.

¿A qué edad se empieza con el Sexting?

La edad en la que se comienza esta práctica va en descenso año tras año. Esto se debe a varios factores.

Por un lado, tenemos la progresiva hipersexualización de la infancia. Niños y niñas que ven imágenes todo el tiempo en la publicidad, en la calle, en revistas, en redes, en la televisión etc., entonces, ellos reproducen poses y actitudes de los adultos y en el caso de las niñas imitando a YouTubers, influencers, cantantes o modelos que ellas siguen y admiran.

Por otro lado, no debemos olvidar que en la adolescencia es más importante la opinión de nuestros amigos y colegas que la de nuestros padres. A esa edad, se necesita asumir un rol de liderazgo y de ser el más guay. Por eso, se accede de manera precoz a material pornográfico o se tontea con fotos y vídeos, todo por la presión de pertenecer a un grupo.

Por último, el poder mantener el anonimato en Internet hace que el acceso a este material sea más fácil, rápido y alcanzable para los navegantes.

¿Es peligroso el Sexting?

El sexting en sí no es una práctica peligrosa, ya que al no haber contacto físico no hay riesgo de embarazo no deseado o de enfermedades de transmisión sexual. Pero sí es de riesgo, ya que una foto o un vídeo se puede compartir de forma accidental o voluntaria.

¿Es legal el Sexting?

Sí. El sexting no es un delito. Pero es una actividad muy arriesgada que deriva de manera fácil en violencia viral, acoso, violencia sexual, humillación e infracciones de diversos tipos.
El sexting ha de ser de mutua acuerdo, es algo pactado y aceptado por las dos partes. Si no, no es sexting. Pero hay que tener cuidado, ya que muchas veces se cae en la presión o persuasión con frases como “todo el mundo lo hace”, “no confías en mí”, “yo sí lo he hecho, ahora te toca a ti”. Cuidado, estas frases persiguen coaccionar y manipular.

¿Se puede hacer viral mi foto o vídeo?

Sí. Tal vez cuando la persona practicaba sexting con su pareja confiaba y sentía que la relación era segura y de máxima confianza. Pero si la relación se rompe, ese material puede ser mal utilizado. Esta práctica se llama “revenge porn”, es decir, las fotos y vídeos de contenido sexual se convierten en moneda para la revancha.
Además, también puede darse el caso de que te roban el móvil o alguien para gastarte una broma te coge el móvil y accede a ese material y lo envía al grupo de colegas…, así, comienza el lío o, mejor dicho, el delito. Pero el daño, sobre todo en menores es de una alta intensidad.

¿Qué debemos hacer con nuestros hijos?, ¿cómo prevenir el Sexting?

Hay que tener claro que la prohibición es poco realista, ya que probablemente desencadenaría en un comportamiento de rebeldía o al menos incitaríamos a la exploración o experimentación por parte de tu hijo adolescente. ¿La mejor solución?: hablar del tema, abordarlo y reflexionar juntos. Una pauta que suelo dar a mis pacientes es utilizar las noticias o información que sale en los medios como un disparador…para iniciar el diálogo.

Tenemos que dialogar con nuestros hijos para enseñarles a pensar a reflexionar. 

Despertar el espíritu crítico, una actitud proactiva, incitarles a que puedan discernir lo bueno de lo malo, lo correcto de lo incorrecto. Esto es prepararlos para la vida. Enseñarles a tener sus propias ideas y creencias, a actuar en consonancia con sus valores y principios, a defender sus derechos, etc.
Cuando planteamos dialogar sobre algo tan delicado es importante tener claro cuál es el mensaje que queremos transmitir. Hay que documentarse y contar con información actualizada para así, añadir seriedad y realismo al tema. Ahora los padres y madres también deben tener acceso a la educación digital y saber qué significan términos como grooming, huella digital, ciberacoso, cibercontrol, aprender de gestión de datos, información y contenido digital. Tenemos que dejar atrás el miedo, y saltar la brecha, porque si no, no podremos educar a nuestros hijos.
Otra recomendación sería acordar que no enviará imágenes explícitas, y si las va a enviar que procure que no salga su cara, o partes o características reconocibles de su cuerpo, como pueden ser tatuajes, piercings, lunares etc., también habría que tener cuidado con la información del contexto, es decir, que no se reconozca la habitación, piscina, casa o cuarto de baño. Así, al menos cuidará su identidad digital y su reputación.

Responde estas preguntas antes de hacer sexting

Te propongo algunas preguntas que puedes plantear a tu hijo y así, fomentar la reflexión.

  • ¿Por qué quiero enviar un mensaje de texto?

Es importante que se sienta en control de si envía un mensaje de texto y que lo envía porque lo desea. Si se siente incómodo o presionado, siempre está bien decir «no».

  • ¿Cuánto conozco a la persona a la que estoy sexteando?

Sextear con alguien que conociste en un videojuego online o alguien que es mucho mayor que tú tiene preocupaciones legales diferentes que sextear con alguien de tu edad.

  • Si envío un mensaje de texto con una foto / video, ¿tendré control de dónde termina?

Es imposible tener el control de una foto o un video una vez enviado.

  • ¿Qué me está diciendo mi instinto?

Hay que participar solo en las cosas con las que se sienta cómodo.

  • ¿Se involucrará la policía?

Si su mensaje contiene foto / video, la policía no se involucrará si:
• creaste y enviaste una imagen sexual de ti mismo por tu propia voluntad (no te amenazaron ni chantajearon)
• no se representa abuso ni agresión
• se lo enviaste a alguien cercano a tu edad
• se mantuvo en privado entre usted y la persona a la que se lo envió

Hay que dejar claro a nuestros hijos que frente a una insistencia deben mantenerse firmes, no dejarse manipular. Si esa práctica no le “mola”, no pasa nada. Está en su derecho. Si la situación se pone más pesada, traspasa unos límites es importante que tu hijo sepa que tú siempre estarás para ayudarle.

Share This
Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?
X