En 1951, el profesor de Psicología de la universidad McGill de Montreal (Canadá), Donald Hebb, pidió a algunos estudiantes que se sometieran a un régimen de incomunicación extrema. Oídos y ojos tapados, y su cuerpo envuelto en una capa que impedía tener sensaciones táctiles. Hebb, pensó que en seis semanas las condiciones serían insoportables, pero no duraron ni siete días.
Con este experimento, Hebb descubrió que el aburrimiento sostenido es malo para el ser humano. Y ya en la psicología moderna estamos de acuerdo: cuando estamos aburridos, la planificación dirigida a objetivos, la evaluación de riesgos, el enfoque y el control sobre nuestras emociones, sufren.
Afortunadamente, en estos días tenemos mucho que hacer para mantenernos alerta y comprometidos. Entre otras cosas el trabajo, pero ¿qué pasa cuándo es el trabajo el que provoca esa sensación de aburrimiento?
El aburrimiento en el lugar de trabajo puede ser tan estresante y dañino como el exceso de trabajo, o quizás más. Este aburrimiento es conocido como el síndrome de Boreout. Hoy, vamos a analizar las posibles consecuencias del aburrimiento en el trabajo y cómo podemos combatirlo.

¿Qué es el concepto Boreout?

Boreout fue presentado por primera vez en 2007 por dos consultores suizos, PhilippeRothlin y Peter R. Werder, quienes definen el término como un desequilibrio entre el tiempo de trabajo y la carga de trabajo.
Esta sensación, si se prolonga en el tiempo puede tener efectos nocivos en el bienestar psicológico del empleado. La baja autoestima, los sentimientos de vergüenza y culpa, la falta de compromiso con el trabajo y el sentimiento de inutilidad en la sociedad son solo algunos de los resultados directamente relacionados con no tener suficientes tareas laborales o tareas aburridas o sin sentido.
Los departamentos de Recursos Humanos pueden buscar herramientas para tratar de evitar este tipo de problemas que, indirectamente, también son difíciles para las empresas al tener que lidiar con empleados no comprometidos, ausentismo, alta rotación de personal, aumento de bajas por enfermedad y abandono de la empresa.

“El aburrimiento en el lugar de trabajo puede ser tan estresante y dañino como el exceso de trabajo, o quizás más”

Síntomas del síndrome de Boreout

Aunque las causas del aburrimiento son muy diferentes de las del agotamiento, las consecuencias son relativamente similares. Si sufres de aburrimiento, es posible que experimentes los siguientes síntomas:

  • Baja autoestima
  • Sentimientos de vergüenza y culpabilidad.
  • Estrategias de evitación o «matar el tiempo»
  • Sentirse desconectado en el trabajo
  • Una crisis de identidad social
  • Un sentimiento de inutilidad social
  • Depresión

Más concretamente, en el ámbito laboral la alarma de este síntoma empieza a saltar cuando:

  • Cuesta demasiado esfuerzo poner en marcha las iniciativas
  • Mucho cansancio corporal al llegar a la oficina
  • Incapacidad para hablar con el jefe directo sobre el propio trabajo que se está llevando cabo.
  • Hay un sentimiento de frustración constante falta de ganas sensación de monotonía
  • Ausencia de expectativas de crecimiento dentro de la empresa.

Creo que estoy sufriendo de aburrimiento: ¿Qué hago?

En realidad, es un síndrome del que las empresas están poco concienciadas, pero lo sufren más personas de lo que nos imaginamos. Si crees que está sufriendo de aburrimiento, es importante romper el silencio hablando con quienes te rodean y haciéndote las siguientes preguntas:
¿Cuánto tiempo llevo así?, qué creo que causa esta sensación?, qué está en mi mano que pueda hacer? Una solución es hablar con el departamento de Recursos Humanos de tu empresa y ver cómo mejorar la situación. Por lo general, las empresas buscan retener talentos, así que, sé valiente y presenta tu situación, en muchos casos una movilidad dentro de la empresa marca una diferencia. Otra opción antes de dar ese paso es buscar ayuda externa, contar con ayuda profesional que sean expertos en la gestión profesional y personal supondrá un cambio en tu persona.

También es importante lograr un equilibrio entre tu vida privada y profesional. Realizar actividades fuera del contexto laboral que satisfagan tus ambiciones internas podría ser una forma de evitar sentimientos de pérdida de identidad e inutilidad social.

Dale la vuelta al aburrimiento

A continuación, te ofrezco algunos consejos para convertir un trabajo aburrido en algo que tenga un desafío y un significado:

  • Pregúntate qué es exactamente lo que te aburre de su situación actual y qué tipo de nuevas responsabilidades te parecerían atractivas.
  • Reúnete con tu superior y solicita nuevos desafíos.
  • Aumenta tu networking, dentro y fuera de tu empresa. Tómate el tiempo para conocer gente nueva y pregúntales sobre sus trabajos.
  • Involúcrate en proyectos de voluntariado dentro de tu empresa. Una posibilidad es incluirte en un proyecto de responsabilidad social corporativa.
  • Verifica el seguimiento de trabajos. Es posible que puedas seguir a alguien de una parte completamente diferente de la empresa y aprender algo que no tenga nada que ver con tu trabajo actual.
  • Trabaja para aumentar tu visibilidad dentro de la empresa y para construir tu marca personal.

La variedad no es la sal de la vida; es la esencia misma. Christopher Burney

¿Se puede combatir el aburrimiento laboral?

Sí, claro que sí, pero como todo, necesitamos una pizca de voluntad. Aquí os presentamos 5 caminos y técnicas probadas que nos ayudan a combatir el aburrimiento.

  • Aprende

Aprender algo nuevo en el trabajo es ideal, pero si eso no es posible, hay otras horas del día. A mucha gente no le gusta su trabajo o le aburre, pero puedes buscar una forma de diversión para tus horas de ocio, es imprescindible que vuelvas a conectar poco a poco con la ilusión y la diversión de aprender algo nuevo.

  • Persigue el punto óptimo del desafío.

El aburrimiento no solo se produce por no tener suficientes desafíos. También es causado por tener demasiados desafíos. La clave está en conseguir el desafío óptimo, algo lo suficientemente difícil como para ser estimulante, pero no tan difícil como para ser inalcanzable, y así, fomentar sentimientos de competencia y dominio. Numerosos estudios determinan que pensar en un desafío puede «generar estados de ánimo de alta excitación como el interés, el compromiso y el entusiasmo».

  • Hazlo de una manera diferente

Aunque los humanos somos criaturas de hábitos, también necesitamos explorar lo menos familiar. Intenta hacer las mismas cosas de siempre de manera diferente.

  • Habla con la gente

Cuando nos aburrimos, perdemos la perspectiva física y emocional: después de salir del aislamiento, los sujetos de Hebb informaron que «las cosas parecían curvas» y que su sentido de lo grande y lo pequeño estaba distorsionado. Una forma de recuperar la perspectiva es confiar en los puntos de referencia, como las personas en las que confía que le dicen que ha perdido la cabeza. El aburrimiento puede hacer cosas extrañas para personas y nos puede hacer perder la perspectiva. Comparte tu estado con algún familiar, amigo o profesional.

Este síndrome como imaginarás no es nuevo. Pero lo cierto es, que el teletrabajo puede agravar y aumentar los casos. En mi libro Salud Digital, también abordo este tema con consejos muy prácticos y útiles.
Recuerda que no debes tener miedo a pedir ayuda. Si sientes que necesita ayuda, puedes ponerte en contacto conmigo y juntos trazaremos un nuevo camino en la maravillosa experiencia de vivir.

Share This
Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?
X